Ciudadanos del mundo…

noticiablog13

Gente nerviosa por las calles; una madre intentando subir al bus con el cochecito del bebé, sola, evitando la cara de la gente molesta por la pérdida de tiempo; un estudiante entrando a un abarrotado metro, con una enorme mochila a sus espaldas, llena de libros y, por accidente, empuja a una mujer que ignorando las disculpas de estudiante y grita “Oye! La mochila!”, posteriormente susurrando “Esta juventud sin educación”.

Esto es algo que me llama mucho la atención de Barcelona, la poca paciencia de la gente. Especialmente viniendo de Latinoamérica, donde uno aprende a ser cortés con los demás al menos por obligación, el hecho de aceptar malos tratos por cosas tan simples, inclusive luego de estar aquí por 3 años y 3 meses, me confunde.

Pero la anécdota que me ha dejado en mayor shock fue cuando recientemente tuve la necesidad de comprar telas, cosa que en 3 años no me había planteado; entonces, preguntando y preguntando llegué a una hermosa y clásica tienda. Entré al local y empecé a buscar a alguien que me pudiese ayudar; noté que toda la gente, tanto clientes como dependientes del local estaban hablando en catalán, con el cual ya llevo varios intentos fallidos de aprenderlo ya que la mayoría de las personas con las que quise entablar conversación en catalán, al darse cuenta que no era mi primera lengua, me respondían en castellano.

Todos los dependientes estaban ocupados con clientes, por lo cual decidí esperar hasta que alguno de ellos se encuentre libre. Como ya habían pasado 20 minutos y ninguno estaba disponible decidí, de una manera muy cortés, interrumpir a una de las chicas diciendo “Disculpe, sabe como podría tener la ayuda de alguien para poder comprar una tela?”. No había terminado de decir ayuda de alguien cuando la mujer me grita “VETE A LA FILA”; cuando quise preguntarle donde estaba la fila, ya que no había ninguna señalización de ningún tipo dentro de la tienda, sabiendo que hice un gesto de inicio de pregunta me dejó con la palabra en la boca y se marchó. Cuando después de encontrar la supuesta fila, que prácticamente era imaginaria, tal como me lo dijo un cliente (por la falta de señalización y el hecho que no había nadie esperando de todas maneras), dos personas catalanas que habían llegado después de mí fueron atendidas primero por, ¡sorpresa!, la misma mujer que me había gritado, por ende, sabía muy bien que yo estaba esperando primero.

Cuando finalmente me llegó el turno, le digo a esta amable mujer lo que necesitaba específicamente; me dice de mala gana “y para qué necesitas esa tela?”, le digo para qué y me dice maliciosamente “me parece que no te quiero vender esta tela” y le pregunto el por qué y me responde “porque no me apetece vendésela a una persona como tú. Si quieres te puedo vender esta de menor calidad, pero esta misma no”. Perpleja y ante mi extrema necesidad de conseguir la tela y el hecho que no la había encontrado en ninguna otra parte, accedí a llevar la de menor calidad. Como si todo fuera poco, cuando la mujer va y entrega mi pedido al cajero, le susurra algo al oído, me señala y se va. Cuando me tocó pagar, le paso la tarjeta y mi documento de identidad, el hombre mira el documento, me mira a mí con cara de asco, me tira el documento prácticamente en la cara conjuntamente con mi compra y me dice “Vete ya mismo”. Ahí mi nivel de perplejidad llegó a su punto más alto, incapacitándome a poder defenderme, por lo cual me retiré de la horrible tienda en llantos.

Esta es una de las tantas anécdotas que puedo contar del trato de la gente hacia inmigrantes en esta ciudad. Definitivamente no estoy diciendo que todas las personas sean así, porque tengo amigos nacidos aquí que son maravillosos y los amo, y me tratan como me trataría cualquier amigo de mi tierra; pero lo que me confunde tanto es todo lo que esta gente defiende y reclama sus derechos como ciudadanos y su independencia (por obvios antecedentes y lo hacen con justa razón) y aún así uno se encuentra con semejantes “gilipollas” que usan la discriminación como plato del día. Situaciones como estas me hicieron ver y aprender que la discriminación no sólo la proporcionan los skinheads.

Por supuesto que no culpo enteramente a mi procedencia, ya que el nivel de “rudeza” también actúa como un canibalismo social en esta ciudad. Algunos culpan a los inmigrantes por venir y robar puestos de trabajo, pero por otra parte trabajan 3 o 6 meses y luego viven del paro, sentados haciendo nada y viviendo del dinero del gobierno, o simplemente no realizan ese tipo de trabajos porque son demasiado buenos para ellos. En lo que sí estoy de acuerdo y en esto estoy del lado “local” es que el nivel de educación y la atención médica está siendo gravemente afectado por este fenómeno, pero aún así los problemas se hablan y no pensar que la solución es apuntar a unos cuantos con el dedo.

En fin, para resumir esto, lo único que reclamo es tener coherencia en lo que uno cree o profesa. Si se lucha por la libertad que la lucha sea por la de todos; si se busca ayuda y comprensión pues empecemos por casa; si se piensa que queda un resentimiento colectivo por anteriores maltratos y discriminación en el pasado, que no sea haga pagar a personas que lucharían también por los mismos ideales si tan sólo se les diera una oportunidad.

El mundo es de todos y no nacemos con una etiqueta que diga “Made In A Country”. Nacemos sin papeles por alguna razón.

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “Ciudadanos del mundo…”

  1. oz Says:

    me dejo shockeado, de verdad me cuesta creer que exista gente que demuestre su intolerancia de una manera tan brutal y asquerosa. no tengo palabras, que rabia. no se puede denunciar eso?

  2. pinkpunkpop Says:

    Se podría denunciar pero ves que la gente se apoya mucho entre ellos acá… entonces es muy difícil exigir derechos como extranjero en una ciudad donde se hace tanto de menos a la immigración. No queda otra que aguantarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: