Líneas de expresión…

The stories I could tell you, by tuborg
The stories I could tell you
, fotografía de Tuborg

Ayer me encontré con una foto mía de hace aproximadamente 2 años atrás. Me impresionó tanto ver cómo en un periodo tan corto de tiempo pude haberme adjudicado tantas líneas de expresión, especialmente las que se forman al sonreir. Pensé en todo lo que había sucedido durante estos dos años; cosas que habían cambiado – que en realidad eran bastantes – y también me di cuenta que a pesar que no fueron los dos mejores años de mi vida, terminé con el recuerdo visible de muchos momentos felices. También me puse a pensar de qué diferentes maneras la gente se va marcando de arrugadas experiencias y de lo que éstas cuentan. En este caso también se puede nombrar a las estrías, que pueden relatar el albergue de hijos o un antiguo reservorio de grasita🙂

De nuevo en las líneas de expresión, pensé en todas las veces que se sonríe de cumplido, sólo por quedar bien con alguien, lo cual veía como una especie de “contaminación de recuerdos”, ya que claro, entonces las líneas ya no sólo son recuerdos de momentos bien vividos sino también de hipocresías; ¿Por qué generalmente se sonríe en todas las fotos, si por lo general no nos fotografiamos cuando la estamos pasando mal? Se podría decir que este es otro caso de sonrisa, lo que se podría llamar de reflejo. Pero mirándolo desde un punto de vista más optimista, también se puede pensar en las veces que regalamos una sonrisa a alguien que necesitaba de una. No necesariamente una sonrisa de felicidad, sino de apoyo y cariño, de demostrar visualmente sentimientos que con palabras se quedan cortos, de sacrificar propias tristezas por levantar a un amigo de sus propias penas; sonrisas para decir estoy contigo, para aceptar un nuevo amor, para admitir un error con gracia, para cometer una pícara acción…

A medida que maduramos vamos viviendo recuerdos muy intensos, y no muy fáciles de olvidar. Claro que de jóvenes también los vivimos pero son dos situaciones que funcionan de una manera distinta, pero una no funciona sin la otra. Cuando de jóvenes pasamos por situaciones X, éstas nos hacen lentamente ir marcando una tendencia de vida, la cual en un momento dado de nuestra existencia se vuelve suficientemente fuerte como para ya no ser creada sino mantenida, y en mi experiencia personal este momento coincidió con el de la aparición de mis primeras arrugas. Así como cuando no conocemos el camino por donde vamos transitando vamos dejando marcas para saber cómo regresar, así mismo el cuerpo nos dice: Por si algún día olvidas como has llegado hasta aquí, sólo mira el mapa delante del espejo.

Por supuesto estas marcas pueden tener distintos enfoques, dependiendo del optimismo o situaciones de cada uno; algunos decidirán esconder estas marcas con cirujías y cremas y otros las querrán acentuar, atreviéndose a vivir nuevas experiencias. Cada uno es libre de hacer de sus experiencias lo que le venga en gana; aprender de ellas, ignorarlas, cambiarlas por nuevas… pero no importa lo que decidamos hacer con ellas, tarde o temprano aceptaremos el hecho que nos seguirán hasta el día que nuestros ojos se cierren por última vez.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: