Cuando no quede un ladrillo sobre otro, allí estará la música

Don't Stop The Music, por ~MihaEla-Cojocariu
Don’t Stop The Music
, por ~MihaEla-Cojocariu

Cuando nos sumergimos en los fluidos armónicos de una melodía, los dedos de la música acarician nuestra mente y los ritmos nos besan el alma; todos los seres humanos comparten esta dichosa experiencia sin importar raza, edad ni sexo. El hecho de poder moldear los sonidos, elegirlos y combinarlos como lo haría un comisario de arte con sus cuadros, nos alimenta con expectativas, cambiando la ira por curiosidad, la frustración por la fantasía y la tristeza por libertad.

La música transporta, eleva y habla en un idioma que si lo pudiésemos entender racionalmente podríamos comprender por qué el subconsciente llora de emoción ante su presencia. Sumergirse en una melodía es volver a la ingravidez del vientre nuestra madre, cuando los oídos se excitaban ante el mar de vibraciones de venas, arterias y músculos.

¿Quién podría describir con palabras las conversaciones entre la música y los sentimientos? ¿Quién entendió mejor la ira social, tendió la mano ante un fracaso o gritó de alegría en los momentos de gloria como lo hizo la música? ¿Se ha reído alguna vez la música de nuestras espontáneas conclusiones filosóficas (porque sino la hubiese estado escuchando mientras escribía esto) o nos ha hecho parar de soñar?

No hay mejor ni peor composición sonora, sólo existen momentos en la vida repleto de sensaciones distintas y decorado por un arco iris de experiencias que al igual que nuestro código genético nos hacen únicos, incomparables y majestuosamente maravillosos. Cuanto más aprendemos de la música nos parece menos posible conformarnos con ser una sola persona. ¿Quién renunciaría a toda la comida del mundo a cambio de disfrutar eterna y únicamente de su plato favorito? Teniendo la capacidad de sentir individualmente lo dulce, lo salado, lo amargo y lo ácido, ¿no sería un tremendo desperdicio enamorarnos de un solo sabor?

Seamos amantes de nuestros sentidos, acariciemos las emociones con las suaves manos de la música y recordemos siempre que hemos sido diseñados para viajar entre vibraciones, que así como la mirada de la persona que amamos, la sonrisa del sol cada mañana y las dulces palabras del viento conforman la belleza de lo que jamás seremos capaces de ser humanos si no existieran.

Etiquetas: , , , , ,

4 comentarios to “Cuando no quede un ladrillo sobre otro, allí estará la música”

  1. HappyHashyHippy Says:

    Bravo!

    Cuántas frases memorables…!

    “No hay mejor ni peor composición sonora.”

    “¿No sería un tremendo desperdicio enamorarnos de un solo sabor?”

    “Seamos amantes de nuestros sentidos.”

    “Cuanto más aprendemos de la música nos parece menos posible conformarnos con ser una sola persona.”

    La condición humana también puede ser gloriosa.

  2. pinkpunkpop Says:

    La condición humana es tan gloriosa! No hace falta mirar tan lejos para descubrir la maravilla que nos rodea, o de la que estamos hechos🙂

  3. SaintDsign Says:

    Verdades como puños!

  4. Estrella por un Día Says:

    ¿Cómo seria un mundo sin música? Insoportable. Desde los albores del ser humano, primero el ritmo y luego la música ha ayudado en ritos, trances o simplemente relax. Ahora que ya ha pasado Eurovision: ¡Bravo por la música!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: