Archive for the ‘Literatura’ Category

Esas tierras de nadie llenas de gente…

20 abril 2010

Ghost City, por ladymirga

Ante todo quisiera disculparme por no haber estado en contacto a través del blog por un buen tiempo. Todos sabéis que la situación laboral en este momento requiere que entreguemos un extra esfuerzo para sacar mejores resultados y así intentar mejorar la situación económica de todos un paso a la vez, lento pero seguro. 🙂

Una vez dicho esto, me gustaría esta vez que se tomaran un tiempo para leer este pequeño poema que he escrito para el Concurso de Relatos Cortos de TMB. Esta historia se basa en el espacio físico de los transbordos del metro; cómo estos sitios sin ser denominados como medio de transporte ocupan de igual manera un punto importante de tránsito de pensamientos, experiencias, sonidos e ideas; cómo un sitio de tan sólo transición puede formar una parte esencial de nuestras vidas y hasta tomar vida propia. Os pediría si os ha gustado el poema lo voten a través de este enlace (agregando la cantidad de estrellas que piensen que es justo) o bien dejando un comentario. 🙂

Entonces, sin más, os presento la Oda al Transbordo.

Caras molestas, caras perdidas;
trajes, corbatas, vestidos y sandalias.
Los tacones resuenan marcando violenta y curiosamente
los segundos de retraso.
Toc, toc; tic tac… y de repente un violín;
sus notas viajan por el viento de una punta a la otra.
Todos lo notan pero nadie se atreve a prestar atención.
Techos blancos con manos sucias,
suelos sucios con miradas en blanco.
¡Compra! ¡Visita! ¡Conoce! ¡Aprende!
Tantas sugerencias, tantas mentiras,
tantas fabricadas necesidades.
Toc, toc; tic tac … me quiere, no me quiere;
me quiere, no me quiere.
¿En cuánto tiempo encontraré hoy
la luz al final del túnel?
Goteras, aserrín, dulces y tensión.
Para el que lo conoce es un martirio
y para el turista una incomprensión.
Hoy no es un violín pero sí una guitarra;
concentración, deseo, una silla
y una caja con contadas monedas.
No te preocupes, bello moldeador del aire,
que ellos no te ven hoy
y tampoco se atreverán a verte mañana.

Si te ha gustado este poema, por favor vota por el mismo aquí 🙂

Cómo alimentar a una Musa (y no morir en el intento)

13 enero 2010

Muse by ~NomeEdonna

Son las 5 de la mañana de un día cualquiera; de pronto despiertas como si tuvieses que correr por tu vida, pero no hay nadie allí más que el silencio de la madrugada almacenando lo poco que le queda de oscuridad. Luego de varios intentos fallidos de caer en manos del tentador sueño profundo, hay algo que despierta en el centro del abismo intelectual; un manantial de pensamientos que te inunda de ideas, de conclusiones y respuestas tanto buscadas a consciencia pero así como una semilla caída en mala tierra, nunca llegan a germinar. A partir de este punto te encuentras de pie ante una bifurcación del camino; podrías optar por coger una libreta y empezar a escuchar a esa sabia voz interna, o bien intentar recordar su ilustre disertación más tarde…que como todos sabemos casi nunca termina en un final feliz.

Entonces la pregunta es: ¿Hay alguna manera de incrementar las posibilidades de conseguir esta inspiración a voluntad? ¿Cómo podemos invitar a la Musa inspiradora a charlar con nosotros más a menudo? Y lo más importante ¿Qué debo darle de comer para que quiera repetir la visita y que siempre se sienta a gusto? Con toda sinceridad no existe una fórmula exacta, porque al estar esta bella inspiración conectada a nuestro lado más sensible está claro que la inestabilidad constantemente la lleva de la mano. ¿Qué hacer entonces? Te propongo…

Música, poesía o literatura (o todos) todos los días

Estos tres elementos comparten una línea en común, que es darnos una nueva estructura de las palabras, ideas y cadena de pensamientos. Por rutina –y por el instinto de supervivencia del ser humano – tendemos a cambiar muy poco la manera que tenemos de hacer las cosas una vez que funcionan, ya que por el sistema “prueba y error” no tendemos a modificar una metodología y arriesgarnos nuevamente a que no lo consigamos hacer. Es por eso que la música, la poesía y la literatura nos enseñan experiencias y realidades de otras personas, con pensamientos, acciones y estructura de toma de decisiones ajenas a la nuestra, dándonos una nueva realidad, un punto de vista distinto y estimula nuestro deseo de experimentar nuevos rumbos.  Pero la regla de oro es tomar dichos elementos como referencia y no como aspiración creativa, ya que la originalidad en una pieza creativa está en su estilo propio. La gente ya conoce a un Picasso o a un Shakespeare, ahora quieren saber de tí y qué tienes para dar al mundo con tu talento.

Curiosidad e interés por todo

Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta al momento de buscar inspiración es que nada se crea espontáneamente. Todo surge de la curiosidad de conocer cómo funcionan las cosas, de dónde salen, cómo llegar a ellas y cómo otras personas han encontrado el mejor camino para llegar a saciar sus propias preguntas. ¿Qué se siente ser abuelo? ¿Cómo funciona una fábrica de cartón? ¿Cuál era la moda del siglo XV?. Pregunta a un granjero cómo cosecha el trigo, habla con el abuelo que se sienta en la parada del autobús todos los días en sus calcetines y no sabes por qué, atrévete a decir “todo estará  bien a una persona que está llorando intentando que nadie la vea. Como dice una frase célebre, “no hay preguntas estúpidas, sólo estúpidos que no preguntan”. La curiosidad es el motor del aprendizaje y el deseo de ayudar y conocer a las personas que nos rodean el más nutritivo pan nuestro de cada día. Todos tenemos siempre algo que decir, y si se pregunta de la manera correcta la respuesta puede ser tan inspiradora que hasta puede convertirse en poesía.

Alimentación intelectual de lujo…pero también basura

Lo importante a tener en cuenta es que estos elementos funcionan a base de “repertorio creativo”, lo que significa que cuanto más variada sea nuestra fuente de información más oportunidades tenemos de encontrar nuevos nichos de imaginación. Todos tenemos nuestros dioses, ejemplos de talento y creatividad; está claro que nos encantaría escribir, dibujar, hablar y hasta comer lo mismo que ellos para ver si así podríamos ser un poco más como ellos. Pero, como había mencionado anteriormente, estas personas llegaron a donde están porque ofrecieron algo distinto a mundo, algo que antes era desconocido y que abrió un camino nunca antes explorado para demostrar al mundo que estamos todavía tan lejos de haberlo inventado todo. ¡Atrévete a ser tú mismo y a saber lo que tu talento vale! Te sorprenderán los resultados.

En conclusión…

Nadie nace naturalmente lleno de imaginación y creatividad. Estas son cualidades que conforman la esencia de todo ser humano. El secreto está en descubrir cómo utilizar este preciado talento y entender que si bien es un privilegio de todos, no muchos saben como sacar el mejor provecho de estas maravillosas cualidades. Como todo lo bueno y lo que deseamos que permanezca para siempre el poder utilizar estas armas creativas requiere de una buena alimentación de estímulos, de una constante curiosidad hacia nuestro entorno y de la valoración de la belleza que existe en todo lo que nos rodea. Emprende una aventura hacia las aguas de la fantasía, escucha al viento susurrarte nuevas melodías, prueba nuevos contextos, abre los ojos hacia tu interior…y observa.

Las experiencias nos hacen fuertes y, por sobre todo, sabios.

William Gibson y el nacimiento del Cyberpunk

12 junio 2009

williamGibson

Cuando muchas personas contemplan el futuro e intentan imaginarse cómo sería la convivencia de los seres humanos con la tecnología consideran un maravilloso mundo de luces, hologramas inteligentes y ciencia sumamente avanzada que permiten al hombre vanagloriarse de su creación, posibilitándole a vivir como amo y señor de su entorno, libre de problemas, de enfermedades y de discordias. Definitivamente esta no es la visión del novelista canadiense de ciencia ficción William Gibson, (son su libro más importante llamado Neuromancer) quien enfoca esta realidad futura de una manera mucho más compleja, donde las tecnologías de la información y la cibernética no necesariamente están siempre de nuestro lado, evolucionando y finalmente superando a su creador, limitando a la humanidad a vivir de los restos de esta inerte nueva sociedad líder. De esta manera nace el género literario del Cyberpunk.

La palabra Cyberpunk, término que empezó utilizarse en los años 80 y que se conserva hasta la actualidad, nace de dos conceptos: cibernética y punk, vinculandos a un estilo de vida en el futuro cercano y siempre situado en la Tierra. Las historias generalmente transcurren en una utopía perversa post-industrial, donde la sociedad se compone de “felices esclavos” de la tecnología y un grupo marginado de personas quienes rechazan vivir bajo el control que ejercen las máquinas.

Gibson y su estilo literario fueron fuente de inspiración de numerosas producciones cinematográficas; también fue este escritor quien popularizó el término ciberespacio, para dar nombre a las redes de comunicaciones informáticas, además de brindar una enorme fuente de inspiración para dos películas que han influído en gran manera a la creación de un género cinematográfico propio característico de este estilo: Blade Runner y la triología de Matrix.

El Cyberpunk dio a su vez origen a varios sub-géneros, como el Steampunk, iniciado principalmente por Tim Powers, con una temática de fantasía y ciencia ficción inspirada en la Inglaterra victoriana del siglo XIX utilizando la tecnología a vapor combinada con componentes de ficción;  y también estilos que se encuentran en su fase inicial, como el biopunk y el postcyberpunk.

Algunas fuentes de Cyperpunk interesantes

Referencias
Thill, Scott; March 17, 1948: William Gibson, Father of Cyberspace; Wired Magazine; 17 de Marzo 2009
Artículos sobre William Gibson y el Cyberpunk en Wikipedia
Cyberpunk Review
. Portal sobre Cyberpunk

    Un artista del hambre

    22 diciembre 2008

    polkfka

    Un artista del hambre (título original en alemán: Ein Hungerkünstler), es un relato corto escrito por Franz Kafka en 1922 pero no fue publicado hasta 1924, después de su muerte. El protagonista es una arquetípica creación de Kafka, un individuo marginado y victimizado por la sociedad. La historia detalla la decadencia y muerte de un artista hambriento profesional de un circo que se muere de hambre en una jaula. Fue ignorado sistemáticamente por el público y permaneció en su jaula hasta que uno de los administradores del circo le preguntó si aún seguía pasando hambre. Su respuesta fue que la razón por la que se moría de hambre es que nunca encontró una comida que le gustará, y después murió. Después, se ocupó su jaula con una pantera que atrajo mucho público.