Posts Tagged ‘evolucion’

Josh Harris y su visión de privacidad en Internet y redes sociales

6 noviembre 2011

Anonymous, por ~DoctorFilth

Esta es la historia de un hombre que encontró la mirilla de la puerta del futuro de internet y compartió con el mundo lo que pudo ver a través de ella, una década antes de tiempo. Josh Harris, un ciudadano neoyorquino excéntrico, soñador y, por sobretodo, devoto a la tecnología, fue capaz de predecir la evolución del comportamiento social y, por sobretodo, el grado de concesión de datos personales que conllevaría a la pérdida voluntaria de la privacidad individual en Internet, principalmente a cambio del sentido de pertenencia que las comunidades y herramientas sociales virtuales ofrecen como parte importante de su experiencia de usuario.

Harris ansiaba probar hasta dónde llegaría un individuo para ser reconocido. En su teoría, esta aspiración estaba tan presente en las personas que éstas estarían dispuestas a regalar su intimidad –indiscutiblemente uno de los derechos humanos de mayor valor, tanto como la libertad– a cambio de acortar el recorrido del arduo camino de la notoriedad social. No solo quiso conformarse con pensarlo, sino que decidió ponerlo en práctica a través de un experimento “artístico” – tema principal del documental de Ondy Timoner We Live in Public, en el cual realizó una convocatoria para una especie de programa pionero del show Hermano Mayor, en la que 150 personas tendrían que compartir un espacio sin luz natural, aislado del mundo cotidiano y sin opción de salir en ningún momento, donde podrían satisfacer cada capricho que les pasara por la mente con tal solo pedirlo, con la simple condición de permitir que sus vidas pudiesen grabarse por completo las 24 horas del día. Este contrato no sólo incluía cualquier acontecimiento ocurrido en el transcurso del experimento, sino también cada participante era sometido a un examen psicológico en el que eran obligados a contar detalles personales de su vida, desde momentos memorables hasta dolorosos, que luego se utilizaban para crear situaciones que empujaban a los participantes hacia sus límites emocionales y así, con el tiempo, pudiesen predecir sus acciones. Un ejemplo de esta manipulación emocional es el caso de una mujer que intentó sacarse la vida un tiempo antes de postularse como candidata a esta prueba; los realizadores no tardaron en utilizar este valioso dato para estudiar su reacción, pidiéndole que enseñe delante de las cámaras cómo había intentado cortarse el brazo con el cuchillo y que no sólo lo haga lentamente sino también explicando el por qué. Con estas pruebas, y sumando el proceso de cauterización emocional que con el paso del tiempo los participantes ponían en evidencia (actos de violencia pública, engaños amorosos, sexo explícito delante de las cámaras, etc.), Harris pudo sacar a la luz un dato muy interesante; las personas pierden el pudor y la capacidad de discernir las normas convencionales de comportamiento social luego de una exposición pública constante de su vida privada, hecho que no supone un obstáculo aparente para la obtención de recompensas (comida, sexo, compañía).

Hoy en día no hace falta postularse a ningún concurso ni tener un objetivo científico para pasar por situaciones como las del experimento de Josh Harris. Cada día hacemos click en botones de “Aceptar”, damos a conocer ante los amigos y el mundo lo que nos gusta pasando de largo las letras pequeñas, quizás porque estamos muy acostumbrados a hacerlo y no nos vemos aparentemente afectados por ello o bien porque sentimos que el beneficio que se nos ofrece mejora nuestra calidad de vida, nos ayuda a conocernos mejor, nos facilita a dejar un legado a la sociedad o simplemente nos permite tener la oportunidad de ser reconocidos globalmente por nuestra mente, cuerpo o acciones. Independientemente al motivo que podamos elegir, lo importante de exponer esta realidad no es destacar la demonización de Internet o de los medios sociales, sino la urgencia de redefinir los conceptos de independencia y privacidad en la red, principalmente por la repercusión que pueda tener la pérdida absoluta del “pudor virtual” (como ya sabemos pasa actualmente en innumerables ocasiones), así como la incapacidad de separar los fines comerciales (o gubernamentales) de terceros de nuestras huellas digitales personales por cualquier valor que pueda adjudicarse. Cada uno de estos resultados atentan directamente contra la decisión única y personal de explorar nuestros propios intereses y crear nuestro propio universo de conocimiento bajo un criterio individual y con la libertad de cambiar el rumbo a voluntad.

Confucio dijo que un viaje de mil millas empieza con un solo paso; así también un viaje de mil sitios comienza con un solo click. Saquemos el máximo partido a nuestra travesía y valoremos cada una de nuestras huellas.
 

 

 

Referencias
–   The Future according to Josh Harris. Courtney Boyd Myers. 24 Jul 2011
–   A Conversation with Josh Harris. Connor Simpson. 10 Jul 2011
–   IMDb – We Live in Public (2009)
–   We Live in Public the Rise and Fall of an Internet Guru. Tom Jones. 1 Oct 2009
Anuncios

Superficialidad en tiempos de crisis

1 junio 2010

vanity by *Meeeggaaaaannnn

En estos tiempos donde todo parece ocurrir en magnitudes poco modestas, las fronteras de la indiferencia han ido – en un paso lento pero seguro – trasladándose hacia tierras más lejanas. Es imposible no notar el aumento de las personas que hurgan en la basura intentando encontrar alguno que otro bocado que les pueda llenar el estómago, así como cada día que pasa se crean nuevos pobres que estrenan su nueva vida viviendo en las calles, esperando sentados frente a un bar que algún cliente haya exagerado con su pedido y así poder limpiar más tarde lo que queda del plato.

En un ejemplo no tan extremo pero igualmente alarmante es el desgaste de la calidad de vida a causa de los extensos horarios de trabajo, la escasa posibilidad de poder vivir de lo que somos buenos haciendo y hasta el deterioro del sentido de la vista a causa de haber confinado los ojos a una pequeña ventana rectangular de luz artificial. Ahora bien, con todos estos sucesos en mente, ¿alguien me puede explicar por qué existe tal nivel actual de superficialidad?

Estoy muy lejos de entender esta regresión social como lo haría un profesional en el área. Sólo me quedan preguntas sin responder e interrogantes que al parecer despierta el interés de sólo unos pocos. ¿Es que es más sencillo vivir pensando que es mejor ignorar lo que no podemos solucionar? Al parecer esta filosofía es el hilo conductor de una sociedad en la que la frivolidad parece compensar la carencia de interés hacia la propia evolución de las acciones y el pensamiento humano.

No puedo entender cómo en un mundo que se desangra a causa de la ignorancia y extrema necesidad, el nuevo concepto de aceptación social sea casi enteramente la perfección física. Drogas para estar feliz y cirugías para detener el tiempo. ¿Detenerlo para qué? ¿De qué? … ¿Por qué nos da tanto miedo el futuro?

Vivimos en un mundo donde el abuso sexual es un fetiche de muchos y dentro de una sociedad que glorifica lo artificial y aborrece el progreso ajeno simplemente por no ser el suyo. Mujeres que no miran más allá de las calorías que se comen al día porque sino “nunca lograrán nada en la vida viéndose así”, de hombres que tienen al dinero como su única unidad de medida, con sueños que no van más allá de despertar el interés sexual de una niña de no más de 14 años. ¿Y qué pasa con los niños? Simple. Crecen pensando que lo más noble, lo más sublime que se puede ser en la vida es cantante pop o participante de un reality show.

Estas son las masas sociales de nuestros días; esto es lo aceptable, lo normal. Estas son las preocupaciones que no dejan dormir muchos y que hacen llorar a la mayoría. ¿El pobre que está comiendo de la basura? Ese no es problema de nadie…

Si es inteligente seguro que es fea, si es buena persona seguro que es gordo; y por supuesto que todos los que están a mi alrededor son más tontos que yo porque yo tengo la mayor experiencia que se pueda tener… la de la vida. Esta es la sabiduría del ciudadano contemporáneo; los capítulos de la historia que están siendo archivados como herencia de la humanidad. Qué bonito, ¿no?

Nos hemos reducido a ser guiados por nuestros instintos básicos, siendo que nos tomó millones de años llegar a donde estamos. Es como construir un barco para luego incendiarlo para conseguir calor; como aprender a nadar para vivir en el desierto… como escribir una carta para luego usarla para un avión de papel.

Tengo mucho más que decir… pero soy muy bonita para que la mayoría realmente me escuche.

Clima: ¿…Testigos de los últimos susurros del Planeta?

28 diciembre 2009

Ignorancia. Dulce omisión, consciente o inconsciente, de cuestiones que muchas veces pensamos que escapan de nuestra responsabilidad. Un sentido de falsa defensa mental nos dice que sólo debemos preocuparnos por lo que beneficia nuestras vidas o atenta contra ella pero… ¿sabemos acaso diferenciar lo que realmente nos afecta de lo que deseamos creer que lo hace? ¿Sabemos cuáles son nuestras responsabilidades como sociedad; el cuidado de nuestra propia especie y de las demás que colaboran con nuestro sustento?

En lo que concierne al medio ambiente es difícil conocer muchas de estas interrogantes, más aún cuando gran parte de esta información está cubierta por la acogedora manta de la comodidad. Personalmente no me considero una “abraza-arboles”, pero la situación por la cual estamos atravesando en la actualidad merece una extra atención, especialmente por haber estado tan cómodos por mucho tiempo. Ahora ya no es cuestión de que sea o no suficiente lo que hagamos para colaborar con una civilización sostenible, o el grado de información que estemos dispuestos a incorporar a nuestro universo de conocimientos, sino ya de plantearlo como una obligación de cada ser humano en la lucha por su propia supervivencia y el de sus futuras generaciones.

Teniendo esto en mente, os presento este documental realizado por el director francés Yann Arthus-Bertrand, llamado Home, el cual  ha sido realizado sin ánimos de lucro con el único propósito de dar a conocer el rol que cada uno debe tomar para poder conservar este legado natural de más de cuatro mil millones de años depositado en nuestras manos. La clave para la supervivencia en años por venir no será individual, sino basada en la colaboración y preocupación por cada recurso que tenemos a nuestra disposición, incluyendo nuestra propia mano de obra. No todo está perdido y queda mucho por hacer. Las siguientes páginas de la historia dependerá de que entendamos que no estamos solos y que tenemos una importante función para seguir luchando por nuestra perduración como planeta. Hemos sido bautizados como homo sapiens… actuemos como tal.

La Revolución Industrial, la tecnología y el arte: Habilidades en serie (Parte 1)

17 junio 2009
industrial
Revolution at a lower price
, por ~Con-Safo

Nacen importantes inventos, y con ellos importantes cambios que marcan profundamente la historia de la humanidad. Así fue el inicio de la Revolución Industrial, entendiéndose como un período de mayores y significativos cambios tecnológicos, socioeconómicos y sociales de manera colectiva. Con los avances obtenidos de la creación de la hiladora multibovina, que optimizaba sobremanera la producción textil, sumado al gran salto del comercio con invención de la máquina de vapor, la cual fomentó la mejora de las vías de transporte, se da inicio a la tecnología de la producción y distribución en masa, reemplazando casi por completo al trabajo manual.

Ahora bien, ¿cómo se comporta el arte ante tal drástico cambio? ¿Cómo afecta la demanda de tecnología y producción masiva a la creación artesanal de piezas únicas? ¿Cuál es la percepción colectiva hacia lo producido individualmente en comparación a fabricación en serie? Estas son algunas de las tantas preguntas que surgen ante tal transformación radical, que serán desarrolladas en tres partes. Este artículo (Parte 1) se centrará en la reticencia inicial que provocó la llegada de las innovaciones tecnológicas masivas en los grupos artísticos del mismo período. La segunda parte abarcará la adaptación del arte con los nuevos materiales y el deseo de convertir lo cotidiano en algo más que simple funcionalidad; por último la tercera exhibirá la tendencia actual de volver a los métodos tradicionales del arte y producción, resaltando el creciente interés por el Do it Yourself (házlo tu mismo), intentando regresar a la originalidad y a la exclusividad, contraria a la producción masiva.

Personalmente, el caso artístico más curioso en esta etapa revolucionaria es el del movimiento impresionista en la pintura y su convivencia con la, aquel entonces, nueva técnica de la fotografía (desde 1839 con las primeras imágenes creadas por Daguerre hasta principios del Siglo XX). Los impresionistas siempre fueron muy peculiares en la manera de dictar sus leyes, en el sentido que existían más personas viviendo en las excepciones que en las mismas reglas, al menos en lo que respecta a la composición del color. Por ejemplo, como se había mencionado antes en el artículo  Curiosidades del color Negro, los pintores impresionistas no consideraban el negro como parte de su paleta cromática, ya que se debía representar los tonos oscuros a través de la combinación de colores y no con una sola tonalidad; pero curiosamente el negro era el color de composición preferido de célebres miembros de esta corriente, como Auguste Renoir (para quien el negro era “el rey de todos los colores” y Vincent Van Gogh, quien decía que el que intente suprimir el negro “no tiene nada que hacer”.

Una de las razones del rechazo del negro era, justamente, el ofrecer algo que la fotografía todavía no podía lograr: la impresión del color; el crear una pieza artística donde los efectos ópticos de los colores lo eran todo. Además, para ofrecer algo distinto al realismo fotográfico, los impresionistas empezaron a plantearse por primera vez el desinterés de una narración pictórica “de modelo” para investigar el campo de la percepción del color y sus efectos, la transmisión de sensaciones y sentimientos, etc. Pero, a pesar de esta “guerra enmascarada” hacia la tecnología fotográfica muchos de estos artistas utilizaban estas nuevas técnicas para lograr un mejor resultado en sus creaciones. Un ejemplo de este hecho es el artista Edgar Degas, quien aprovechaba la técnica fotográfica, superponiendo placas para luego componer con ellas los bocetos para sus pinturas.

Como conclusión derivada de este caso en particular (así como existen muchos otros), se puede decir que el avance tecnológico y su uso masivo es algo que tarde o temprano se debe aceptar como un hecho. Cuanto más se lucha contra las nuevas técnicas, más se ignora la evidente influencia que ésta ejerce sobre las personas, ya que al existir un desarrollo de nuevas tecnologías de significativa innovación, éste empuja inevitablemente hacia una adecuación, al principio complicada, pero que tarde o temprano colabora a mejorar el nivel y la calidad de vida de una sociedad. El secreto está en poder adaptarnos a estas innovaciones y seguir su evolución, descubriendo de esta manera un mundo de nuevas posibilidades que ayudarán luego a abrir las puertas a un sinfín de nuevas aptitudes.

Diciéndolo vulgarmente: “Si no puedes contra ellos, únetelos” 🙂

Referencias:
Definición de Revolución Industrial – Wikipedia
Martínez Ron, Antonio; Baile de Sombras. 6 de Noviembre 2006.
Gonzalez García, Profesor Dr. D. Antonio; Degas y la Fotografía (extracto); La visión fotográfica en la Pintura. Impresionismo y Fotografía. Universidad de Sevilla
Heller, Eva; Psicología del Color. Cómo actúan los colores sobre los sentimientos y la razón. Gustavo Gili SA Barcelona.

Tecnología y terrorismo: ¿Seguridad, control o intrusión?

15 mayo 2009
techTerrorism
Bare2018
por ~vectorscum

Detectores de sustancias patógenas conectados por fibra óptica, rayos de neutrones para detectar rayos gama en camiones, escáners de pasajeros capaces de identificar diminutas partículas de explosivos a base de nitrato en sólo segundos… estas son algunas de las tantas tecnologías en desarrollo o ya existentes para la seguridad en los aeropuertos. No puedo evitar pensar acerca de las verdaderas razones de tanto control. ¿Se trata realmente de un acto de seguridad? ¿o intimidación? ¿paranoia? o, peor aun… ¿discriminación pasiva? ¿Cuál es la frontera entre la privacidad y la intrusión actualmente?

A medida que la tecnología evoluciona su influencia va cruzando diferentes aspectos sociales del ser humano, generalmente mejorando su vida cotidiana y logrando tal punto de dependencia que no sólo es imposible vivir sin ella sino que su necesidad se transmite, siguiendo su evolución, a futuras generaciones. Es erróneo pensar que este hecho es solamente un acto reciente; desde los principios de la humanidad se ha buscado maneras de facilitar la vida de las personas a través de la tecnología, empezando por el fuego, siguiendo con la invención de la rueda, la dinamita y la pólvora, ésta última utilizada primeramente por los Chinos en las guerras, contenido en fuegos artificiales, para aterrorizar al enemigo.

La tecnología del terror luego fue evolucionando en distintas armas, haciendo infinitas combinaciones con ellas y perfeccionándolas de acuerdo a la necesidad puntual, extendiéndose las opciones en cantidad y calidad, y como en cualquier época de la historia han sido utilizadas tanto para el bien como para el mal, dependiendo en qué manos se encuentren. Si bien técnicamente no se puede llamar terrorismo a la guerra, no se puede negar que ambos comparten muchos elementos en común. Actualmente se puede sumar a todo esto la era de la información, con el uso de medios electrónicos e Internet, haciendo que toda información esté al alcance de todo aquel que tenga suficiente interés.

Entonces, teniendo en cuenta que la información tecnológica – pública o secreta – eventualmente se encuentra a disposición de cualquiera…¿hasta qué punto se debe aceptar la prohibición de la “tecnología peligrosa”? ¿Debería entonces volverse ilegal el uso de la criptografía, el uso de Internet y hasta los simuladores de vuelo? O pensando en el hecho que los últimos ataques terroristas populares se efectuaron con aeronaves, ¿se debería entonces prohibir el uso comercial de la tecnología aérea?

En conclusión: Siempre que existió la tecnología existió también el terrorismo, no importa cuánto se intente hacer campañas para erradicar tales actos o impedir o controlar los avances tecnológicos. Siempre que exista tecnología y que ésta avance, siempre se tendrá la opción de hacer maravillas o catástrofes con ella. Decretar prohibiciones de cualquier tipo o aumentando desbordadamente el control nunca ha sido la solución a ningún problema; sólo crea una falsa ilusión de seguridad que únicamente sirve para ser utilizada como excusa para aumentar la vigilancia y privar el derecho de todo ser humano de gozar de su privacidad.

(dedicado al gobierno de los Estados Unidos de América)

Referencias:
Handelman, Stephen; Technology vs. Terrorism. Popular Science Magazine Online. 9-01- 2006.
Mandravelis, Pashos; Technology and Terrorism. CDRInfo. 28-01-2005
Teal, Allen; Has Technology Changed Terrorism. Helium.