Posts Tagged ‘talento’

Cómo alimentar a una Musa (y no morir en el intento)

13 enero 2010

Muse by ~NomeEdonna

Son las 5 de la mañana de un día cualquiera; de pronto despiertas como si tuvieses que correr por tu vida, pero no hay nadie allí más que el silencio de la madrugada almacenando lo poco que le queda de oscuridad. Luego de varios intentos fallidos de caer en manos del tentador sueño profundo, hay algo que despierta en el centro del abismo intelectual; un manantial de pensamientos que te inunda de ideas, de conclusiones y respuestas tanto buscadas a consciencia pero así como una semilla caída en mala tierra, nunca llegan a germinar. A partir de este punto te encuentras de pie ante una bifurcación del camino; podrías optar por coger una libreta y empezar a escuchar a esa sabia voz interna, o bien intentar recordar su ilustre disertación más tarde…que como todos sabemos casi nunca termina en un final feliz.

Entonces la pregunta es: ¿Hay alguna manera de incrementar las posibilidades de conseguir esta inspiración a voluntad? ¿Cómo podemos invitar a la Musa inspiradora a charlar con nosotros más a menudo? Y lo más importante ¿Qué debo darle de comer para que quiera repetir la visita y que siempre se sienta a gusto? Con toda sinceridad no existe una fórmula exacta, porque al estar esta bella inspiración conectada a nuestro lado más sensible está claro que la inestabilidad constantemente la lleva de la mano. ¿Qué hacer entonces? Te propongo…

Música, poesía o literatura (o todos) todos los días

Estos tres elementos comparten una línea en común, que es darnos una nueva estructura de las palabras, ideas y cadena de pensamientos. Por rutina –y por el instinto de supervivencia del ser humano – tendemos a cambiar muy poco la manera que tenemos de hacer las cosas una vez que funcionan, ya que por el sistema “prueba y error” no tendemos a modificar una metodología y arriesgarnos nuevamente a que no lo consigamos hacer. Es por eso que la música, la poesía y la literatura nos enseñan experiencias y realidades de otras personas, con pensamientos, acciones y estructura de toma de decisiones ajenas a la nuestra, dándonos una nueva realidad, un punto de vista distinto y estimula nuestro deseo de experimentar nuevos rumbos.  Pero la regla de oro es tomar dichos elementos como referencia y no como aspiración creativa, ya que la originalidad en una pieza creativa está en su estilo propio. La gente ya conoce a un Picasso o a un Shakespeare, ahora quieren saber de tí y qué tienes para dar al mundo con tu talento.

Curiosidad e interés por todo

Una de las cosas más importantes que hay que tener en cuenta al momento de buscar inspiración es que nada se crea espontáneamente. Todo surge de la curiosidad de conocer cómo funcionan las cosas, de dónde salen, cómo llegar a ellas y cómo otras personas han encontrado el mejor camino para llegar a saciar sus propias preguntas. ¿Qué se siente ser abuelo? ¿Cómo funciona una fábrica de cartón? ¿Cuál era la moda del siglo XV?. Pregunta a un granjero cómo cosecha el trigo, habla con el abuelo que se sienta en la parada del autobús todos los días en sus calcetines y no sabes por qué, atrévete a decir “todo estará  bien a una persona que está llorando intentando que nadie la vea. Como dice una frase célebre, “no hay preguntas estúpidas, sólo estúpidos que no preguntan”. La curiosidad es el motor del aprendizaje y el deseo de ayudar y conocer a las personas que nos rodean el más nutritivo pan nuestro de cada día. Todos tenemos siempre algo que decir, y si se pregunta de la manera correcta la respuesta puede ser tan inspiradora que hasta puede convertirse en poesía.

Alimentación intelectual de lujo…pero también basura

Lo importante a tener en cuenta es que estos elementos funcionan a base de “repertorio creativo”, lo que significa que cuanto más variada sea nuestra fuente de información más oportunidades tenemos de encontrar nuevos nichos de imaginación. Todos tenemos nuestros dioses, ejemplos de talento y creatividad; está claro que nos encantaría escribir, dibujar, hablar y hasta comer lo mismo que ellos para ver si así podríamos ser un poco más como ellos. Pero, como había mencionado anteriormente, estas personas llegaron a donde están porque ofrecieron algo distinto a mundo, algo que antes era desconocido y que abrió un camino nunca antes explorado para demostrar al mundo que estamos todavía tan lejos de haberlo inventado todo. ¡Atrévete a ser tú mismo y a saber lo que tu talento vale! Te sorprenderán los resultados.

En conclusión…

Nadie nace naturalmente lleno de imaginación y creatividad. Estas son cualidades que conforman la esencia de todo ser humano. El secreto está en descubrir cómo utilizar este preciado talento y entender que si bien es un privilegio de todos, no muchos saben como sacar el mejor provecho de estas maravillosas cualidades. Como todo lo bueno y lo que deseamos que permanezca para siempre el poder utilizar estas armas creativas requiere de una buena alimentación de estímulos, de una constante curiosidad hacia nuestro entorno y de la valoración de la belleza que existe en todo lo que nos rodea. Emprende una aventura hacia las aguas de la fantasía, escucha al viento susurrarte nuevas melodías, prueba nuevos contextos, abre los ojos hacia tu interior…y observa.

Las experiencias nos hacen fuertes y, por sobre todo, sabios.

Adolf Hitler como artista: una historia de sueños e incomprensiones

2 junio 2009

hitler_arte

Todos soñamos con ser alguien en la vida, de demostrar a la humanidad cómo podemos cambiar el mundo, cómo nuestras ideas ayudarían al progreso, a la comprensión de nuestra sociedad y, como consecuencia, cómo aumentaría el deseo de seguir soñando. Pero esta importante misión no sólo necesita de una dosis de talento y otra de conocimiento para convertir nuestras ideas en realidad. Tal fue la lección que nos dio la historia a través de la vida de Adolf Hitler, un hombre cuyo deseo fue siempre el de ser un artista. Con este escrito no pretendo de ninguna manera entrar en ninguna discusión política ni en la justificación de las terribles acciones llevadas a cabo por este personaje, sino más bien lo presento como un objeto de análisis y observación desde un punto de vista psicológico y antropológico.

Haciendo de lado toda vida política y los trágicos eventos derivados de ella, Hitler fue un curioso artista; interesado por toda expresión de arte, en especial por la música, la ópera, la pintura clásica, la escultura y la arquitectura. Sus inicios no fueron para nada fáciles, viviendo en constante pobreza intentando vivir de  postales pintadas de vistas de la ciudad de Viena. Muy poco de este dinero recaudado era destinado a su supervivencia, ya que era un hombre de extrema perfección y destinaba la mayor parte de sus ingresos en asistir a conferencias, funciones de teatro y adquiriendo la mejor calidad en pinceles, lienzos y pinturas para sus creaciones, consiguiendo comida y techo en un refugio para desamparados o durmiendo debajo de un puente. Estos años, según sus propias palabras, fueron los mejores de toda su vida.

PD*27748633
Primer autorretrato de Adolf Hitler
(imagen: chattahbox.com)

Aunque no logró ser admitido en la Academia de Bellas Artes de Viena por no poseer el talento deseado por la escuela, el joven Hitler no dejaba de ser una persona inteligente y talentosa, aunque sumamente inestable emocionalmente. El rencor que ocasionó el rechazo de la Academia, sumado a la desaprobación de su sensibilidad artística por parte de su padre, su paupérrima situación económica y las constantes humillaciones – por su frágil condición física y su enorme ego – de sus conocidos cercanos hizo de él lo que al final terminó apoderándose de su vida, rígido y presumido, convirtiéndolo en un dios de la venganza.

Posiblemente la oportunidad perdida más exasperante que sufrió Hitler fue la posibilidad de trabajar bajo la supervisión del artista gráfico y escenógrafo Alfred Roller, miembro del movimiento anti académico de la Secesión vienesa o Sezessionsstil. Con una carta de presentación en mano se acercó tres veces al despacho de este gran hombre sin siquiera tener la delicadeza de golpear la puerta antes de entrar. Al parecer Hitler nunca pudo encontrarse con alguien cuyo ego sea mayor que el suyo.

Así, lentamente fueron muriendo sus sueños de vivir del arte; deprimido y desilusionado fue buscando muletas emocionales para justificar su fracaso. Esto, combinado con la vida intelectual y multicultural de la ciudad de Viena – en contraste a su ferviente nacionalismo – lo llevó a trasladarse a la ciudad de Munich, Alemania para eludir el servicio militar en su país, negándose a servir a las órdenes de oficiales húngaros y judíos.

Para concluir: Este es un claro ejemplo de cómo no solamente es necesario tener talento y nutrirnos de conocimiento para hacer realidad nuestros sueños, sino también la disciplina, el respeto hacia los demás y la humildad de recibir el consejo y la instrucción de personas que no siempre comparten nuestro mismo punto de vista, no reprochando la crítica y recibiéndola como experiencia. Además debemos ser conscientes que las oportunidades en la vida no siempre se dan a lo grande, sino que en la acumulación de estos pequeños consejos y experiencias se encuentra el mapa que nos llevará a alcanzar todas nuestras ilusiones. La clave: perseverancia, sabiduría, instrucción y humildad.

Referencias:
Fisher, Mark; Half a century later,the paintings of Adolh Hitler are still a federal case; The Washington Post; 21 de Abril 2002
Hitler Historial Museum; Hitler’s Art and National Socialist Era Art; 1999
Schjeldahl, Peter; Hitler as Artist. How Vienna inspired the Führer’s dreams; The New Yorker; 19 de Agosto 2002
Adolf Hitler: Adolescencia en Viena y Múnich; Wikipedia

Arte, creatividad y locura: seductora simbiosis

24 abril 2009

madness

Strange Flying Cruxificion, de ~MaDtheWickeD

La locura siempre fue una condición humana que ha provocado al mismo tiempo sentimientos de temor y atracción; Platón y Aristóteles la observaron con curiosidad filosófica mientras que en la Edad Media se la catalogaba como una posesión demoníaca con sentencia de muerte en la hoguera. Kant hablaba que no es nueva la idea de que el genio va acompañado por una dosis de locura. A lo largo de la historia han existido varios artistas que podrían entrar a la categoría de “mentalmente perturbados”, como Hieronymus Bosch (El Bosco), Michelangelo Caravaggio, Franz Xaver Messerschmidt o el propio Salvador Dalí.

¿Qué es lo que nos hace pensar en la existencia de esta relación creatividad-locura? Entiéndase por locura a la privación del juicio o del uso de la razón, así como la acción que, por su carácter anómalo, causa sorpresa. El libro de los historiadores del arte Rudolf y Margot Wittkower* dice que “los filósofos descubrieron que los artistas emancipados de su tiempo mostraban características del temperamento saturnino: contemplativos, meditabundos, recelosos, solitarios y creativos” y fue de esta manera que surgió la representación del artista perturbado.

Por otra parte también existe un grupo de psicólogos y científicos que piensan que “el loco del arte” es el resultado de formulaciones que tuvieron su apogeo entre finales del siglo XIX y principios del XX – con personajes como Schopenhauer profesando esta ideología – y aunque pueda tener un leve respaldo de psiquiatras y psicoanalistas como Lombroso y Freud, esta doctrina carece de soporte científico; aunque, eso sí, es verdad que fue la responsable de generar una moda entre artistas – especialmente surrealistas – abordando temas como trauma, neurosis, inconsciente, etc.

madness2

Descent into madness por ~Wonderwall-Glory

Este grupo también tiene la opinión de que otra explicación a este fenómeno es el interés universal hacia el proceso de crear visualmente algo que hasta ese momento era inexistente, debido a la “magia” que encierra este desarrollo. Haciendo una relación entre los trastornos y creación se podría decir que en el inconsciente colectivo la locura es el castigo por atreverse a ponerse a la altura de los dioses y darse la licencia de atreverse a crear.

Pero si se toma en cuenta la información y los datos reales sobre creatividad y genio se puede llegar a la siguiente conclusión: De acuerdo con la psicología existe un sólo tipo de creatividad, que se define como una forma de pensar articulada por las propiedades particulares de cada campo. Entonces, en el caso particular del arte, la persona siempre está vinculada a sus apreciaciones y experiencias del mundo que le rodea, hecho que luego es reflejado en su medio de expresión artística, siempre llevando toda esa información a su mundo persona, a su interior, luchando al mismo tiempo con sus propios enfrentamientos, desventuras, grandezas… y por supuesto, a mayor introspección mayor la incertidumbre y, muchas veces, mayor angustia.

A lo que quiero llegar con esto es que no usemos el mito emocional del perturbado psicológico para justificar la creatividad o pretender tenerla; o mirándolo desde el lado opuesto no pensemos que debemos tener algún conflicto existencial para realizar algo creativo. Uno es lo que es y no por sus situaciones externas. Si tenemos un problema pues ¡a tratarlo!, sino no nos inventemos uno. Las emociones no deben usarse como arma maligna. Seamos sinceros con la gente que nos rodea y, por sobre todo, con nosotros mismos.

Por supuesto, como todo lo que digo, esto es sólo un punto de vista y en especial en este tema todo es sumamente debatible. Por supuesto que no estoy hablando de trastornos psicológicos crónicos como condición que no tiene importancia. En este caso este tema está totalmente fuera de contexto.

Referencias:
* WITTKOWER, R. y WITTKOWER, M. 1985.
Nacidos bajo el signo de saturno. Genio y temperamento de los artistas desde la Antigüedad hasta la Revolución Francesa. Madrid Catedra (original publicado en 1963).
– Romo, Manuela; El trastorno psicológico en el artista: ¿Mito o realidad?; Universidad Autonoma de Madrid. Revista RecreArte; Ejemplar año 2005, Sección I; Madrid, España
Belén; El arte y la Locura; Sobre Historia.com: El blog que da un paseo por la historia; Abril 2009.

No hace falta ser inteligente para convertirse en un genio

22 marzo 2009
physics_by_lacrima_mosaImagen: Physics por ~lacrima-mosa

He escuchado tanta gente que dice “nunca voy a poder ser una persona que marque una diferencia con mis proyectos porque:

  • No soy lo suficientemente inteligente para lograrlo,
  • No tengo el poder adquisitivo para conseguir la información que necesito para llegar tan lejos, o
  • Tengo demasiados problemas emocionales.

Por el contrario, encontré tantos ejemplos de personas que demuestran que estas no son excusas para no lograr cumplir sueños; tantas personas que tuvieron una infancia complicada, falta de dinero, enfermedades, problemas de aprendizaje, depresión, y ahora forman parte del gran libro de herencia de la historia, tan sólo con tres elementos dentro suyo que todos tenemos: interés, determinación y perseverancia. Esto no quiere decir que en muchos casos estas personas no supieron ver a tiempo el talento que llevaban cosigo y se ensimismaban pensando más en sus derrotas que en sus éxitos, pero esto también demuestra que no es sólamente el talento el que hace a un genio, sino también aprender a apreciar el camino que te lleva a la meta, viendo cada pequeño logro como una nueva oportunidad. A continuación unos cuantos ejemplos de personas que han usado estos elementos y los han explotado, rompiendo las barreras del convencionalismo y marcando sus huellas en el mundo del conocimiento.

albert-einsteinAlbert Eistein (14 de marzo de 1879 – 18 de abril de 1955)

Desde temprana edad Albert manifestó problemas de expresión y un desarrollo intelectual lento, lo que hizo pensar a sus padres que aparentemente sufría de algún retardo mental.

Más adelante uno de sus tíos le da una introducción al álgebra, con cual Albert queda fascinado. Otro de sus tíos incentivó sus intereses científicos en su adolescencia proporcionándole libros de ciencia. Según relatos del propio Einstein, de la lectura de estos libros de divulgación científica nacería su cuestionamiento sobre temas como las afirmaciones de la religión, el libre pensamiento y la autoridad, en una época donde el escepticismo era algo poco común. Su paso por el bachillerato no hizo más que causar polémicas con los profesores, logrando que uno de ellos dijese “tu sola presencia mina el respeto que me debe la clase” y otro “nunca llegarás a nada”. Antes de obtener su título de bachiller Albert decidió abandonar el bachillerato. Tiempo después, ante su dificultad de poder seguir sus estudios (repobando el examen de ingreso de la universidad), retomó sus estudios e inició su vida académica en el Instituto Politécnico de Zúrich. Tras graduarse, siendo el único de su promoción que no consiguió el grado de maestro, Einstein no pudo encontrar un trabajo en la Universidad, aparentemente, por la irritación que causaba entre sus profesores; consigue entonces a través del padre de un compañero de clase un puesto en una oficina de patentes y dos años después finalizó su doctorado, un trabajo de 17 páginas que surgió de una conversación con Michele Besso mientras se tomaban una taza de té; cuando Einstein iba a echarle azúcar al té, preguntó a Besso: «¿Crees que el cálculo de las dimensiones de las moléculas de azúcar podría ser una buena tesis de doctorado?».

referencias: Biografía y Vidas y Wikipedia

alfons-muchaAlphonse Mucha (24 de julio de 1860 – 14 de julio de 1939)

Nacido en 1860 en la ciudad Ivancice, Moravia, una ciudad más cercana al siglo XVIII que XIX; aunque el talento de Mucha como dibujante nació mucho antes que aprendiese a caminar, empezó su vida artística como niño de coro y músico amateur, lo que le ayudó a terminar la secundaria, necesitando dos años más de lo normal.

En 1877 intenta sin éxito ingresar en la Academia de Bellas Artes de Praga (con una nota en su solicitud que decía “Encuentre Usted otra profesión donde pueda ser más útil”), por lo que decide ganar experiencia como artista viajando y trabajando.  Su primer contrato laboral oficial fue en Viena, Austria, para una compañía productora de escenarios de teatro; lamentablemente luego de que un incendio  destruyera el negocio de su contratador, se vio obligado a regresar a Moravia a trabajar por encargo haciendo pintura decorativa y retratos. Fue entonces cuando el Conde Karl Khuen contrata a Mucha para decorar con murales el Castillo de Hrušovany Emmahofy queda tan impresionado que decidió patrocinar la formación formal de Alphonse en la Academia de Bellas Artes de Munich. Luego de dos años, su patrocinio fue discontinuado y Mucha y, a la deriva, llega a París a la que pronto cambiaría para siempre. En aquel entonces, sin embargo, Alphonse era un hombre de 27 años, sin dinero ni futuro – el tradicional artista famélico. Por 5 años interpretó este papel, dibujando para revistas de mala muerte, poniéndose tremendamente enfermo, viviendo a base de lentejas y pidiendo dinero prestado a todo el mundo; pero fue en este tiempo donde empezó a formular sus propias teorías y pautas con respecto a lo que quería de su arte.

El 1 de Enero de 1895 presentó su nuevo estilo a los ciudadanos parisinos. Fue llamado durante las fiestas de Navidad a crear un poster de Sarah Bernhardt, la actriz más famosa de París, para la obra Gismonda, en la que por primera vez puso sus teorías a prueba. De la noche a la mañana el nombre Alphonse Mucha se volvió un sinónimo de éxito y de buen gusto, fundando muchas de las bases del Art Noveau. Lo más importante de este artista es que el estilo que él creó fue enteramente el resultado de la evolución de su propio estilo, sin intentar imitar a otros artistas, extendiendo su marca alrededor del mundo, menos en su país de origen donde su legado fue fríamente recibido; como dice el dicho, nadie es profeta en su tierra, al menos en aquel tiempo donde la situación geopolítica de Moravia estaba siendo transformada en lo que actualmente es Czechoslovakia. Lo gracioso de esto es que Mucha hasta se ofreció a ayudar en el diseño de las postales, sellos, estampillas y notas del banco.

Referencias: Mucha, Dover 1981; Mucha Foundation y Wikipedia

w_a_mozartWolfgang Amadeus Mozart (Salzburgo, 27 de enero de 1756 – Viena, 5 de diciembre de 1791)

Fue el más joven de los 7 hijos de Leopold Mozart, músico al servicio del príncipe de Salzburgo y Anna María Pertl. A raíz de la altísima mortalidad infantil sólo sobrevivieron Wolfgang Amadeus y su hermana Anna María, de los 7 hermanos.

No había dudas de que tanto Mozart y su hermana poseían un talento prodigioso. Su padre al ver el talento de sus hijos, en combinación a su caracter orgulloso y religioso, lo vio como un milagro divino que él tenía la obligación de mantener; es por este motivo que muchos sostienen que el progenitor de estos niños los explotó. Lo que sí es seguro es que la figura de Leopold marcó la vida de Wolfgang Amadeus para siempre.

Aunque Mozart fue un prodigio desde muy temprana edad, yendo de corte en corte de la mano de su padre, a los 21 años decidió buscarse un trabajo mejor remunerado y más satisfactorio, lo que resultó en un intento fallido. Con este hecho empezaron una serie de frustradores acontecimientos, como la muerte de su madre en París, el rechazo de su petición de ser parte de la orquesta de Weber y el desprecio de los aristócratas para los cuales trabajaba, marcando un período negro de su vida; las obras que compuso seguidas de este período revela por primera vez su estilo propio y una extraordinaria madurez musical que le concedió la invitación del arzobispo de Salzburgo a ocupar el puesto de maestro de conciertos pero, a pesar de estar contento con su salario, se sintió esclavizado y que recibía un trato autoritario e inflexible por parte del arzobispo, por lo que decidió marcharse. Este hecho influyó en su caracter.

A pesar de pasar por una serie de años fructíferos en su carrera en los que compuso por encargo numerosas obras, y hasta haber sido referido por  Joseph Haydn como “el más grande compositor que hubiera conocido”,  Mozart sentía que no progresaba. Esta vida con numerosos éxitos sin remuneración y deseos sin cumplir termina con la inesperada, misteriosa y polémica muerte del artista (ya que existen varias teorías sobre su muerte), aparentemente de infección estreptocócica.

Mozart aparece hoy como uno de los más grandes genios musicales del mundo. Era capaz de concebir mentalmente obras enteras hasta en sus más mínimos detalles para escribirlas después tranquilamente en medio de la conversación y el bullicio. Fue excelente pianista, organista, violinista y director. Jamás se han superado sus improvisaciones, que no solían faltar en sus conciertos y recitales. Como compositor ocupa un elevadísimo lugar en todos los géneros; operístico, de cámara y religioso. Cualquiera que fuera el instrumento o combinación de instrumentos para los que compusiera, lo hacía con perfección insuperable. En su producción, la calidad igualó a la cantidad.

Referencias: H. C. Robbins Landon: 1791: El último año de Mozart, The Mozart Project y Wikipedia.